El duro relato de una pequeña productora olivícola ante la ausencia de los organismos técnicos: «INTA no sabe de nuestra existencia»

"La olivicultura se está perdiendo en esta zona día tras día. Lo peor de todo es que nadie se acerca a brindarnos asistencia técnica frente a este drama que vivimos", señaló Juana Nieto, productora olivícola de La Rioja.

0
54
productora Juana

Juana Nieto es una pequeña productora olivícola de La Rioja de la Filial de Federación Agraria Argentina (FAA) de Aimoarauco, del Departamento Arauco que hace cuatro años sufre en soledad al ver cómo se le secan los olivos en su finca por la bacteria Xylella fastidiosa y el hongo Verticillium.

A través de un video, la productora mostró sus olivos secos y enfermos. La finca de Juana puede producir hasta 14 mil kilos de aceitunas, pero hoy está cosechando solamente dos mil. Además, los pocos olivos que tiene se encuentran enfermos con ácaros, una deformación de la aceituna.

Agrolink Radio dialogó con Juana, y esto nos contó:

Lee también: ¿Quiénes son los Romero?: la familia olivícola riojana que apuesta por salvar la producción

Cabe recordar que la Arauco es la única variedad argentina de aceituna reconocida por el Consejo Oleícola Internacional (COI). Según la productora, está desapareciendo por falta de articulación de políticas activas para hacer frente a dichas enfermedades que van secando las ramas de los árboles, sin que nada las detenga.

Para prevenir esta enfermedad, los organismos nacionales deben fumigar su finca, sin embargo no tuvo ninguna visita del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA). «INTA no nos visita, no saben de nuestra existencia», lamentó Juana.

El Departamento Arauco depende de la producción de olivos ya que forma parte de su economía regional que permite subsistir a las familias, años atrás dicha zona era la más fuerte de la provincia en materia olivícola.

Nieto confesó que la producción olivícola en Arauco no solo está afectando a los pequeños productores sino también a los grandes: «Acá está funcionando la fábrica de Nucete, cuyo propietario es el señor Juan Manzur, al que también se le están secando muchos olivos«.

Lee también: Proponen sumar más pymes a la producción de alimentos para «agregar valor» en las comunidades

Juana lamenta que la situación de la olivicultura se esté perdiendo en esa zona día tras día, ella tampoco sabe qué va a pasar en unos años y cree que en dos años no tendrá más finca. «Lo peor de todo es que nadie se acerca a brindarnos asistencia técnica frente a este drama que vivimos«, concluyó la productora.