estrés calórico en porcinos

La eficiencia dentro de la granja porcina es sumamente importarte en los tiempos que corren ya que el productor invierte día a día buscando mejorar sus índices productivos y de esta manera lograr mayor rentabilidad en su negocio. Es por eso, que es clave tener en cuenta el impacto del estrés calórico en la producción porcina. 

Escuchá la columna de Solana Sommantico en Agrolink Radio

El estrés térmico (ya sea por frió o por calor) provoca grandes pérdidas económicas en esta actividad. En este caso, en función a la época del año en la que estamos, nos centraremos en estrés por calor.

Cabe aclarar, que el cerdo tiene una zona termo-neutra que oscila entre los 18-24 grados según el tamaño y estado fisiológico del animal. En el caso de los lechones lactantes, sus requerimientos térmicos rondan entre 28- 35 grados según su edad y peso corporal.

Además, los cerdos no tienen glándulas sudoríparas funcionales como otras especies para ayudar a eliminar de manera eficiente el calor corporal.

Lee también: La importancia de la revisión anual de los toros

¿Cómo minimizan los efectos del estrés por calor?

Hay dos formas principales que utilizan los cerdos para minimizar los efectos del estrés por calor, una es por medio de la mayor disipación de calor y la otra generando una menor producción de calor corporal.

Una de las formas de disipación del calor es aumentando la respiración o el jadeo, la otra forma que es generando menor producción de calor corporal, esta es la que tiene un alto impacto en los índices producticos (ICA, Peso faena, Fertilidad, Lactancia pobres, etc.), esto lo hacen disminuyendo el consumo de alimento, aumentando la ingesta de agua y disminuyendo su actividad.

Ademas, la humedad relativa del ambiente cumple un papel sumamente importante en el estrés térmico por calor. Siempre debemos ver el impacto que genera la combinación de la humedad con la temperatura en el cerdo.

¿Cómo afecta el estrés calórico a las diferentes etapas productivas?

Gestación

Las cerdas expuestas a altas temperaturas los primeros 15 días post-servicio, tienden a tener tasas de concepción más bajas, menos embriones viables y menor supervivencia embrionaria. Lo que se va a ver traducido en:

  • Disminución prolificidad.
    · Aumento de reabsorción embrionaria, abortos y repeticiones.
    · Menor peso de lechones al nacimiento.

Además aumenta el intervalo destete-cubrición fértil, los celos silenciosos y disminuye la fertilidad.

Para evitar estos problemas reproductivos, se puede ayudar a la cerda con la eliminación de calor, mejorando la ventilación y/o mojándola para que pueda intercambiar temperatura. Tambien Las dietas de verano son eficientes para las altas temperaturas.

Padrillos

Se puede ver afectado su consumo de alimento, pero la principal problemática en esta categoría es la exposición prolongada (más de 3 días) a 30°C pueden generar el síndrome del sufrimiento testicular, reduciendo la fertilidad por diferentes variables:

  • Menor cantidad de espermatozoides viables.
    · Disminución de la motilidad.
    · Aumento de aglutinación.
    · Aumento de morfoanomalias.

Por otro lado, las altas temperaturas también generan problemas con la maduración espermática y disminución de libido, generando una baja en la fertilidad sostenida por 15 días hasta la renovación espermática.

Maternidad

Es el sitio más complejo en cuanto al manejo de la temperatura ambiental, puesto que conviven en ella dos categorías (madres y lechones recién nacidos) con necesidades fisiológicas casi opuestas.

Por un lado, la temperatura confort de la cerda es entre 18 – 22 °C y temperaturas mayores a 24 °C pueden generar diferentes trastornos:

  • Enlentecimiento del parto, con aumento de los nacidos muertos.
    · Compromiso en la bajada de la leche.
    · Disminución severa del consumo de alimento.
    · Aumento de frecuencia respiratoria, jadeo y muerte.

Nutricionalmente hablando, es importante tener en cuenta que por encima de los 18°C la cerda va a bajar el consumo de alimento en 40 a 80 gr por cada grado centígrado que aumente la temperatura ambiente. Lo que se va a ver traducido en:

  • Menor producción láctea, con disminución del peso al destete.
    · Deterioro de la condición corporal de la cerda a la salida de la maternidad.
    · Aumento del intervalo Destete-celo y disminución de la fertilidad.
    · Mayor % de descarte por lo anteriormente mencionado.

Es por eso que en esta etapa la disponibilidad y consumo de agua es crucial, la cual debe ser fresca y de buen caudal (3-6 lts/min).

Muy diferente es el caso del lechón recién nacido, el cual su temperatura optima ronda los 37°C, encontrándose con la dificultad que nacen con pocas reservas energéticas, poco aislamiento (poca grasa y pelo), húmedos y deben gastar energía para competir por un pezón.

La asistencia en esta etapa es muy importante, ya que secar a los lechones y asegurarse el calostrado ayudara a la sobrevida del lechón. Su temperatura crítica inferior (TCI) en la primer semana es de 34°C, por debajo de estos valores el animal comienza a gastar sus reservas energéticas para generar calor y se produce hipoglucemia, que puede llevar a la muerte.

Los animales de engorde o terminación son una categoría que sufre de manera considerable el calor. No debemos olvidar que es aquí donde más kg de carne y más consumo de alimento se produce la granja.

Los cerdos reducirán el consumo de alimento cuando las temperaturas estén por encima de su rango ideal (18-20 ºC), para reducir la cantidad de calor que se genera debido a la digestión. Por lo tanto, las dietas deben pensar formularse para ser más rica en nutrientes en el verano.

Algunos de los cambios en la alimentación que pueden ayudar a aliviar los efectos negativos de la ingesta reducida incluyen: reducir el crudo contenido de proteína mediante el uso de aminoácidos sintéticos, adición de agua a la alimentación seca (comederos seco/húmedos), y el uso de sistemas de alimentación líquida.

Es importante que los cerdos tengan acceso a agua de calidad. Los bebedores necesitan ajustarse y funcionar adecuadamente, con suficiente bebederos y flujos de agua disponibles para permitir el acceso adecuado.

¿Qué deberían tener las instalaciones para prevenir el estrés calórico?

En los sistemas de confinamiento, los rociadores de agua y los refrigeradores por goteo pueden proporcionar un complemento efectivo para el enfriamento evaporativo. Los sistemas de rociadores y goteadores también deben verificarse para asegurarse de que estén funcionando correctamente.

En corrales de grupo, rociar agua en intervalos de 1 a 2 minutos cada 20 a 30 minutos permite que la humedad se evapore la piel del cerdo antes de comenzar el proceso de nuevo

El uso de paneles evaporativos en sistema de túnel de viento genera temperaturas de confort en el cerdo con resultados productivos importantes.

¿En el caso del transporte?

El Transporte de cerdos desde la granja a la planta de faena es el principal punto crítico en el final del proceso de producción cuando el estrés por calor está involucrado.

Las medidas a tomar para mantener a sus cerdos frescos y a ayudar garantizar el bienestar y la seguridad de los cerdos son.

  • Ajustar la carga y la densidad
  • Programar el transporte temprano en la mañana o en la noche.
  • Cargar y descargar rápidamente para evitar la acumulación de calor.
  • Si la temperatura es superior a 80 ° F (27 ° C), mojar los cerdos 5 – 10 minutos durante o después de la carga. Asegurarse de no mojar en exceso para evitar la acumulación excesiva de humedad.
  • Use dosificadores de  gotas grandes, no una fina niebla.
  • El agua debe estar fría, pero tenga cuidado de NO verter grandes cantidades de agua fría en un cerdo sobre calentado, el shock puede matarlo.
  • Se debe permitir que los cerdos se sequen antes de mojar nuevamente.