Dentro del segmento de las pick ups medianas hay dos grandes referentes, una es Toyota Hilux, la cual se fabrica en la plata que tiene la compañía en Zárate, y la otra es la Volkswagen Amarok, la cual tiene su línea de producción en Pacheco. Sin embargo, el futuro de la camioneta alemana es toda una incertidumbre. Desde hace tiempo que se sabe que no se llevará a cabo la segunda generación en nuestro país y pareciera que su ciclo de vida en la región empieza a tener una fecha de vencimiento para darle paso a otro vehículo. ¿Será así?

Escuchá la columna de Ariel Berra en Agrolink Radio

Para entender un poco más la situación que hoy atraviesa uno de los “caballitos de batalla” de Volkswagen en Argentina, hay que recordar que la segunda generación de esta camioneta se producirá exclusivamente en Sudáfrica, gracias a la asociación con Ford, para abastecer los distintos mercados de África, Europa y Medio Oriente, dejando de lado a América.

Esta decisión se produjo luego de que Volkswagen desistiera de producir la Amarok II junto a la nueva generación de Ford Ranger en Argentina, proyecto conocido como Cyclone. Ambas compañías no llegaron a un acuerdo y la única que incorporará un modelo sucesor es la pick-up del óvalo.

Ahora bien, la Amarok actual lleva 11 años con el mismo diseño y todo indicaría que se acerca al final del ciclo de vida. Con la negativa de la segunda generación y sin demasiados detalles brindados por los directivos la incertidumbre es fuertísima. Sin embargo, distintos medios anunciaron que la “chata” alemana podría recibir un fuerte restyling en los próximos meses para atraer potenciales usuarios. Así se estiraría su vida útil hasta mediados del 2025.

Lee también: Un estudio develó la fidelidad de los argentinos por una marca y por un segmento automotriz

Y al parecer ese lugar lo podría tomar la nueva Volkswagen Tarok, una pick up compacta que se fabricaría justamente en Pacheco y que utilizaría la misma plataforma que se está utilizando hoy en día para fabricar la Taos.

Tendría tracción integral (4Motion), una opción con motor turbodiésel y el conocido impulsor 1.4 turbo TSI. La opción «gasolera» contaría con el 2.0 TDI de Amarok, aunque por ahora no se sabe la potencia que tendría (en la pick-up mediana tiene 180 CV). Al menos una de las transmisiones sería automática de seis velocidades.

Hermano de Taos, compartirá varios elementos, entre ellos la plataforma MQB, pero no sería completamente igual, similar a lo sucedido entre Ford Maverick y Bronco Sport. De todos modos, el concepto presentado en 2018 debería recibir cambios principalmente en el frente, para asemejarlo a un modelo de serie (en especial a Taos).

En dimensiones tendrá 4,91 metros de largo, 1,83 m de ancho, 1,67 m de alto y 2,99 m de distancia entre ejes. Sin más especificaciones detalladas la capacidad de carga sería de una tonelada.

Las próximas semanas serán claves para conocer cómo podría llegar a ser el futuro de la Amarok. De hecho, Volkswagen deberá presentar su estrategia para los futuros meses donde podría ingresar lo que terminará sucediendo con esta pick up tan querida por los argentinos.