La historia de superación de una jinete rosarina: «Me volví más profesional luego del cáncer»

Fue campeona nacional en varias oportunidades, y trabaja en una pyme familiar láctea en Roldán, Santa Fe. Conocé la historia de Rocío Canut.

jinete Rocío Canut

Rocío Canut es una médica veterinaria y jinete de Santa Fe. Desde pequeña que su vida es atravesada por el campo, su familia es dueña de Canut Hnos, una fábrica de quesos ubicada en Roldán, a 30 kilómetros de Rosario, y de un tambo que actualmente produce 7000 litros diarios de leche.

La pyme familiar fue fundada por su abuelo en 1947. Con el pasar de los años, quedó a cargo de su padre y su tío, pasando de producir 1000 a 50 mil litros. Rocío se encarga de la parte de calidad de quesos, leches, ingreso de materia prima y gestión de personas. Según ella realiza un «poco de todo». En Agrolink Radio comentó que también trabaja en el tambo como veterinaria. Además, ella realiza el control de recría, alimenta a la vacas y ayuda en la reproducción.

Escuchá la entrevista completa en Agrolink Radio 

Lee también: Cómo llegó María Portatti a convertirse en la primera mujer aeroaplicadora argentina

La pasión de los animales fue lo que la llevó a estudiar veterinaria, aunque no fue su primera opción, porque no quería seguir los pasos de su hermana mayor. Al principio se anotó para ser ingeniera, pero se dio cuenta que no era su lugar y optó por su actual profesión.

Rocío tiene una pasión aún mayor: la equitación. Su día comienza a las cinco de la mañana, una hora más tarde entrena a sus caballos con los cuales compite y luego se va a trabajar a la fábrica familiar.

La equitación, otra de sus pasiones

Rocío fue una de las primeras mujeres en dedicarse a la competencia equina. Comenzó con tal solo 8 años, ella recuerda que en ese momento eran muy pocas. Con el tiempo, la veterinaria de 37 años comenzó a destacarse en el mundo equino, tradicionalmente dominado por hombres.

Rocío comenta que nunca tuvo ningún problema con los hombres, en cambio, siempre encontró «respeto». En 2015 obtuvo su primer campeonato nacional. Tres años después, cuando ella tenía 34 años, su vida dio un giro a raíz de una enfermedad: le diagnosticaron cáncer de mama.

jinete Rocío Canut
Rocío Canut.
Lee también: Pedí un «Humber» y agilizá la logística del transporte: ¿cómo funciona el «Uber» de los camiones?

«Me encontraron un carcinoma. Comencé a hacer quimioterapia, rayos y tuve una mastectomía», relató la jinete. Sin embargo, para Rocío las consecuencias de las quimios no fueron impedimento para seguir con su vida, como lo hacia antes. Ella seguía entrenando a sus yeguas y trabajabando en la fábrica.

En 2019, Rocío seguía con los tratamientos para poder vencer el cáncer. Ella quería seguir adelante y lo demostró cuando fue hasta Jesús María, provincia de Córdoba, donde se realizaba la final de Corral Aparte. Allí se consagró campeona nacional. «No se de dónde saqué la fuerza, hasta el día de hoy no la entiendo«, recuerda Rocío aunque para ella también «tiene mérito mi yegua».

Para ella, el resultado de la competición fue inesperado y «una señal del universo» de que estaba en el camino correcto. «Obviamente que a los médicos le mentí, porque si les decía la verdad no me iban a dejar», relató con picardía.

Las categorías en las que compite Rocío Canut

Rocío es una de las únicas mujeres que compite en tres categorías en simultáneo: Paleteada, la prueba de Rienda y de Corral Aparte. Se subió a diferentes podios en 2015, 2016, 2017 y 2019.

Noticias | Asociación de Criadores de Caballos Criollos

Lee también: «Tamberos en riesgo»: un grupo de pequeños productores se unió para seguir en pie

Tras batallar contra el cáncer, ella siente que se volvió más profesional. Junto a un personal trainer, logra mantenerse en un nivel alto de rendimiento físico, además de entrenar a sus caballos. Rocío confiesa que es «ultra obsesiva» con sus animales.

La historia de vida y superación además de ser buena jinete de equitación, se convirtió en referente para las niñas que recién comienzan a conocer la competencia equina. Hoy, Rocío no piensa en retirarse ni abandonar. Se está preparando para la categoría de paleteada «porque me está yendo muy mal». La edad, para ella, no es un impedimento, y comenta que aún hay jinetes con más de 65 años en las competiciones.