La mala distribución de un aditivo provocó la muerte de animales en un feedlot

La semana pasada, más del 6 % de los animales de un engorde a corral de Monte Maíz murieron en el transcurso de una semana, con escasos signos clínicos manifestados. Un especialista advirtió sobre los cuidados necesarios en la suplementación para evitar este problema.

ARGENTINA/ - Cows feed inside a cattle pen at a feedlot in Santa Lucia, some 200 km (124 miles) northeast of Buenos Aires, November 13, 2008. The image of thousands of animals kept in pens, eating balanced feed instead of grazing in green pastures famous in the Pampas, was unthinkable 10 years ago in Argentina. But plots for fattening cattle are experiencing a dizzying growth, and although they improved the efficiency of livestock production, many believe they are changing the flavor of the famous Argentine barbecue. Picture taken on November 13, 2008. REUTERS/Marcos Brindicci (ARGENTINA)

La semana pasada, Carlos Margineda, médico veterinario del área de Sanidad Animal de la EEA INTA Marcos Juárez, asistió a una problemática sanitaria en engorde a corral de Monte Maíz. Según pudo observar, varios animales (8 de 120) murieron en el transcurso de una semana, con escasos signos clínicos manifestados, como depresión, anorexia y disnea. El especialista advirtió sobre los cuidados necesarios en la suplementación para evitar este tipo de problemas.

Dado el escenario, se realizaron estudios hematológicos (hemogramas y citología), bioquímicos (Creatin fosfoquinasa), e histopatológicos y se concluyó que se trató de un caso de intoxicación con monensina (aditivo que genera -en altas dosis- necrosis cardiaca y muscular).

La monensina es muy utilizado en las raciones de bovinos y es un producto seguro con muchos beneficios, ya que mejora la conversión y baja la incidencia de problemas digestivos, pero si los animales reciben dosis altas (30 veces superior a la recomendada) es tóxica.

Según explica Margineda, la presentación de casos de intoxicación con monensina puede ser como consecuencia de la mala formulación de la dieta o la premezcla, el mal mezclado en el mixer o la mala distribución en el comedero.

Como recomendación, señaló que “para aquellos casos en que usan mixer, es necesario controlar la eficiencia de mezclado, ya que si bien los mixer en general tienen como tiempo de mezclado 5 minutos, puede ser necesario más tiempo cuando tenemos variaciones en el tamaño de partícula. Tambien es importante remarcar que al momento de armar la dieta, primero se incluyen los alimentos más voluminosos (silajes y granos) y al final se agregan los aditivos (monensina y urea) para favorecer su mezclado”.