Productoras apuestan por las aromáticas y la fitocosmética natural en el sur argentino

Las emprendedoras gracias al programa Cambio Rural pudieron mejorar la visibilidad de sus productos y potenciar sus ventas.

0
28
productoras fisiocosméticas

Con el acompañamiento del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), un grupo de productoras de la Comarca Andina puso en marcha un local en la Feria Franca municipal, donde confluyen emprendimientos de fitocosmética, infusiones, condimentos, jarabe de sauco y distintas hierbas aromáticas.

En diciembre del 2019 se realizó en la Comarca Andina un encuentro sobre nuevas alternativas de cultivos, desarrollo de productos y agregado de valor, organizado por la Agencia de Extensión Rural del INTA El Bolsón –Río Negro–, junto con los equipos técnicos del Proyecto nacional de mejoramiento de plantas ornamentales, aromáticas y medicinales del INTA.

Tras la buena repercusión de la comunidad luego del encuentro, se abrió una oportunidad de conexión con el sector productivo de aromáticas y la fitocosmética natural, que terminó por conformar un grupo de Cambio Rural denominado «Fitopreparados y hierbas de la Comarca Andina«.

Lee también: Una producción única y soñada de tulipanes tiene lugar en Chubut

«Lo más importante es que pudimos atender a una demanda que no estaba siendo acompañada y en poco tiempo comenzar a ver resultados», señaló Andrea Cardozo, jefa de la Agencia de Extensión Rural (AER) del INTA en El Bolsón.

En esa línea, la especialista subrayó que «el primer gran logro fue la puesta en marcha de un local en la Feria Franca de El Bolsón, donde se aglutinaron todos los emprendimientos, que incluyen la fitocosmética mayoritariamente, pero también infusiones, condimentos, jarabe de sauco y distintas hierbas aromáticas».

productoras fisiocosmética

«Que las productoras tengan un local funcionando en la Feria Franca municipal permitió mejorar la visibilización del sector y sus productos y potenciar sus ventas, aún en un contexto complejo como el de la pandemia», explicó Liliana Barbosa, agente de proyecto del Programa Cambio Rural y parte del equipo de la AER INTA El Bolsón.

Al mismo tiempo, Cardozo precisó que entre las mayores dificultades que enfrenta el sector «se encuentra la atomización de las producciones, la falta de un marco regulatorio adecuado a la pequeña escala, y la informalidad de los emprendimientos».

Lee también: Se constituyó un clúster ganadero en la Patagonia

Aunque la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) es la autoridad que realiza el registro, control, fiscalización y vigilancia de este tipo de productos, «el marco regulatorio del organismo incluye requisitos que en muchos casos no son acordes al volumen de producción y comercialización de pequeñas unidades productivas», resaltó la especialista.

productoras fisiocosmética

En ese sentido, Barbosa, consideró que «el primer paso debe darse a nivel municipal, con la definición de los requisitos legales y técnicos a cumplimentar para la elaboración y comercialización dentro de cada jurisdicción», y, en segundo lugar, agregó que «se deberían poder establecer acuerdos entre municipios para permitir la comercialización entre jurisdicciones».

Las especialistas aseguraron que el marco normativo es fundamental en tanto «se trata de productos destinados a consumo humano, tanto de uso externo (cosmética), como interno (productos alimenticios) y es necesario que puedan establecerse los requisitos técnicos e higiénico-sanitarios correspondientes para garantizar la inocuidad de los mismos».

Mientras se avanza en el intento por construir una ordenanza o municipal o ley provincial que contenga a las productoras, la AER INTA El Bolsón trabaja en otros de los objetivos del proyecto: por un lado, el fortalecimiento de los canales de comercialización existentes y la generación de nuevos canales, y por el otro, la puesta el valor de la producción artesanal, que se caracteriza por la utilización de materias primas regionales, el menor uso de aditivos sintéticos posible, y el rescate de prácticas agroecológicas y de valor cultural ancestral.

Lee también: El Norte argentino podría fortalecer el perfil bioeconómico de la región

productoras fisiocosméticas

En cuanto a la calidad de la materia prima, y a partir de un trabajo conjunto con el INTI Bariloche, que ya había realizado algunos relevamientos al respecto, se realizó un curso de Buenas Prácticas de Manufactura, que introdujo temas como la trazabilidad de las materias primas y los productos, la sanitización y el manejo de plagas, entre otras cosas.

«Los resultados visibles en el corto plazo constituyen una motivación para seguir avanzando en los otros objetivos que tiene este proyecto, que busca darles un marco de formalidad a estas trabajadoras, pero que también tiene la intención de que pueda reproducirse en el resto del país», concluyó Cardozo.

Fuente: INTA Informa