fertilizantes

Los fertilizantes sirven para regresar a la tierra aquellos compuestos que absorbieron las plantaciones y proporcionan las sustancias precisas que necesitan los cultivos para crecer de manera adecuada. En Argentina, su uso se ha consolidado siendo hoy una tecnología indispensable.

Sin embargo, aún no su utilización no es suficiente ya que se extraen más nutrientes con las cosechas que los que se aportan con los fertilizantes debido a que se consumen los nutrientes del suelo y al no reponerlos generan su deterioro.

fertilizantes

Lee también: Presencial y con ministro: el Consejo Agroindustrial Argentino delineó agenda en un plenario

Hace más de 100 años que se descubrió la patente de Haber-Bosch, sobre el proceso que ha permitido utilizar el nitrógeno presente en el aire para fabricar amoníaco, sentando las bases de la industria moderna de fertilizantes.

Las plantas requieren tres elementos indispensables para crecer y desarrollarse, y por lo tanto para producir alimentos: agua, luz y nutrientes. Al igual que los seres humanos, si no obtienen suficientes nutrientes, puede afectar su productividad y la calidad del alimento que producen.

Los nutrientes esenciales de las plantas son 17 en los que se encuentra el nitrógeno, fósforo, potasio, azufre, calcio, magnesio, boro, zinc, hierro, entre otros. «Estos nutrientes serán utilizados por la planta para producir el grano, el fruto, las hojas y todo aquello que en definitiva será nuestro alimento o el de los animales, o fibras o combustibles», comentó la ingeniera agrónoma María Fernanda González Sanjuan, gerente ejecutiva de Fertilizar AC.

Fuente de nutrientes

Los nutrientes en general se encuentran en la naturaleza, pero muchas veces en cantidades deficientes, o en formas que la planta no puede aprovechar, o simplemente no están presentes en el espacio que la planta puede explorar. Si estos nutrientes esenciales no se encuentran disponibles, la planta produciría menos alimentos y de menor calidad.

fertilizantes
Evolución de la población mundial real con el proceso de Haber Bosch (H&B), estimación de cómo hubiera sido la evolución de la población sin dicho proceso y evolución del porcentaje de población que fue alimentada gracias a la invención de Haber-Bosch (Redibujado con datos de Erisman et al., 2008).
Lee también: Construirán la primera planta de biocombustibles para autoconsumo en Córdoba

La forma o el vehículo a través del cual se puede asegurar el suministro de estos nutrientes presentes en la naturaleza en tiempo y forma para que las plantas puedan absorberlos, son los fertilizantes. Ante el aumento de la población y la pérdida de tierras de cultivo a manos de la industrialización, una hectárea de tierra, que en 1960 alimentaba a dos personas, tendrá que ser capaz de brindar alimento para cinco personas para 2025.

La fertilización y alimentación

A nivel mundial, los fertilizantes explican más del 50% de la producción de alimentos. Es decir que, sin ellos, no se generarían alimentos suficientes para la población actual. «Gracias a los avances en la tecnología de fertilizantes, los cultivos hoy reciben una nutrición más adecuada y eficiente, y pueden producir incluso en áreas con suelos de poca calidad. Es por eso que los fertilizantes contribuyen a la sostenibilidad de la seguridad alimentaria y por ende a nuestro futuro», agregó.

En este sentido, desde Fertilizar AC recalcan la importancia de acompañar el uso de esta tecnología junto a la implementación de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPAs) aplicando las 4 R de la nutrición de cultivos: fuente correcta, dosis correcta, en el momento apropiado, la forma y lugar de aplicación adecuados.

«A través de este manejo responsable podemos asegurar la sustentabilidad de la producción, pero también la preservación del ambiente productivo y del recurso suelo, pero por sobre todas las cosas, podemos contribuir a la seguridad alimentaria que tanto nos preocupa y nos ocupa a todos», concluye González Sanjuan.

Fuente: Fertilizar AC.