aumentos biocombustibles

El Gobierno Nacional promulgó mediante el Boletín Oficial la nueva ley N°27.640 que establece un marco regulatorio para la producción de biocombustibles. Regirá hasta el 31 de diciembre del 2030, e impone nuevos porcentajes de mezcla obligatoria de bioetanol y biodiésel con gasoil y nafta.

La ley fue promovida por la banca oficialista, especialmente por Máximo Kirchner. El último tramo dentro del Congreso tuvo 43 votos afirmativos y 19 negativos en Senadores. Aunque dentro del sector fue rechazada, la legislación entrará en vigencia este jueves.

Lee también: Para el colectivo LGBTI+: Agricultura lanzó el programa «Sembrar igualdad»

El marco regulatorio de los biocombustibles

Tal como se publicó en el Boletín Oficial de este miércoles, la nueva Ley de Biocombustibles indica que:

  • Será destinada al bioetanol y biodiesel que cumplan los requisitos de calidad que establezca la autoridad de aplicación y que se se produzcan en plantas instaladas en la República Argentina a partir de materias primas nacionales cuyo origen sea agropecuario, agroindustrial y/o provenga de desechos orgánicos.
  • Se dispone que solo podrán elaborar, almacenar y/o comercializar biocombustibles, o llevar a cabo la mezcla de estos con combustibles fósiles en cualquier proporción, las empresas que se encuentren debidamente habilitadas a tales efectos por la autoridad de aplicación. Caso contrario, la actividad será considerada clandestina.

  • Se establece que las empresas que produzcan y/o destilen hidrocarburos no podrán ser titulares o tener participación en empresas y/o plantas productoras de biocombustibles.

  • Se establece que todo combustible líquido clasificado como gasoil o diésel oíl conforme la normativa de calidad de combustibles que se comercialice dentro del territorio nacional deberá contener un porcentaje obligatorio de biodiesel del 5 % medido sobre la cantidad total del producto final. La autoridad de aplicación podrá elevar este porcentaje cuando lo considere conveniente en función del abastecimiento de la demanda, la balanza comercial, la promoción de inversiones en economías regionales y/o razones ambientales o técnicas. También podrá reducirlo hasta un 3 % cuando el incremento en los precios de los insumos básicos para la elaboración del biodiésel pudiera distorsionar el precio del combustible fósil en el surtidor, o bien ante situaciones de escasez de biodiésel por parte de las empresas autorizadas por la autoridad de aplicación para el abastecimiento del mercado.

  • Se establece que todo combustible líquido clasificado como nafta conforme la normativa de calidad de combustibles que se comercialice dentro del territorio nacional deberá contener un porcentaje obligatorio de bioetanol del 12 %.

  • Se dispone que las empresas responsables de llevar a cabo las mezclas obligatorias de biocombustibles con combustibles fósiles deberán adquirir, sin excepción, la totalidad de aquellos exclusivamente de las empresas elaboradoras autorizadas a tales efectos por la autoridad de aplicación, de acuerdo a los parámetros de precio y distribución de cantidades establecidos en esta ley.

Buscan que se mantenga el corte de bioetanol de maíz

En Córdoba se centra la mayor producción de bioetanol de maíz, por este motivo a estas hora, avanzan negociaciones para «resguardar» a este sector en la reglamentación de la Ley. ¿Cómo? En un encuentro entre el secretario de Energía de la Nación y los productores de bioetanol de maíz, impulsado por el senador nacional oficialista y cordobés Carlos Caserio, se acordó que, para evitar que el Ejecutivo elija bajar ese 3% extra al corte de bioetanol de maíz en la nafta, en el caso de que suba el precio de ese commodity en el mercado internacional, los vendedores se regirán por el precio de referencia que usa el bioetanol de caña de azúcar.

Agrolink Radio dialogó con Carlos Caserio, que explicó cómo llegaron a ese acuerdo y de qué se trata esa modificación en la reglamentación.

Escuchá la entrevista completa:

«Siempre estuvo el compromiso de desarrollar la ley. Lo importante es buscar un equilibrio para que el sector sobreviva y siga dando empleo. En el caso del bioetanol de maíz, hay más de 5.000 puestos de trabajo directo e indirecto y el objetivo es que se sostenga», indicó.

Aunque la nueva reglamentación de un nuevo corte del bioetanol, el senador aseveró que «no podemos llevar adelante ninguna ley que atente contra el trabajo».