Inseguridad rural, silobolsa roto

Hace varias semanas que todos los días nos enteramos de casos de inseguridad rural en diferentes partes del país. Para los productores, no sólo se trata de ser víctimas de un hecho delictivo, sino también de tener que soportar el trámite que significa hacer la denuncia, que la mayoría de las veces queda en la nada por falta de pruebas o de testigos.

Agrolink Radio dialogó con Gustavo Córdoba, un ingeniero en sistemas que hace 9 años desarrolló la plataforma UEM, que consiste en un cámara de seguridad que registra todo lo que sucede en el espacio en el que esté instalada, pero además archiva esas imágenes, otorgándole así al productor el medio de prueba necesario a la hora de realizar la denuncia y continuar con el proceso legal.

“Se llama Unidad Ecológica de Monitoreo. Ecológica, porque se alimenta de energía eólica o solar según la ubicación geográfica del campo. De esta forma se da energía a las cámaras y al sistema de guardado de imágenes”. 

Pero, ¿cómo surgió esta iniciativa? En base a datos concretos, Córdoba detectó que la cantidad de efectivos policiales a cargo de la seguridad rural eran escasos en cuanto a la proporción de hectáreas que debían proteger.

Lee también: Sergio Busso dialogó con Agrolink Radio sobre BPAs, economía e inseguridad rural

“Por ejemplo, en la campaña 2018-19 sólo en la provincia de Buenos Aires, se sembraron 9 millones de hectáreas. Pero en la provincia sólo trabajan 3 mil efectivos, cada uno debería cubrir 3 mil hectáreas, lo cual es inviable“.

“La plataforma es autónoma, no necesita energía convencional, y puede resistir disparos de armas de fuego. Todo lo que guarda y registra, lo guarda con una marca de agua que tiene valor legal. Lo que significa que te libera de la necesidad de tener un testigo”. 

Otras de las ventajas que detalla el desarrollador, es que la cámara sólo podría dejar de funcionar “si tuviéramos una noche que dura 48 horas”, cualquier otra inclemencia, el sistema lo resiste. 

Escuchá la nota completa haciendo click aquí