Nicolás pino cristina kirchner

En medio de la reunión de la Mesa de Enlace para analizar que tipo de protesta harían frente a las medidas impuestas por el Gobierno, los dichos de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner (CFK), hacia el campo y la defensa pública del cepo los sorprendió. Los representantes del sector salieron al cruce, entre ellos Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA).

En torno a las exportaciones de carnes, CFK había dicho que los productores «dicen que en realidad las vacas que se iban para afuera eran todas vacas viejas, entonces en el campo tenemos un geriátrico en lugar de producción vacuna», en un tono irónico, pero Pino la enfrentó: «Nos dijo que la soja era un yuyo y que somos un geriátrico de vacas«.

Escuchá los dichos de Cristina Kirchner:

Nicolás pino cristina kirchner
Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina.

Lee también: «Perdimos todos»: el duro mensaje de las entidades de la cadena de la carne que se reunieron en La Rural

El dirigente de SRA también agregó que a pesar de sus «descalificaciones, el sector sigue produciendo cada vez más, contribuyendo a que la inflación no se dispare y aportando el 60% de las divisas que genera el país» y le preguntó: «¿Y su gobierno en qué contribuye a la sociedad?«.

Días atrás el presidente había elogiado vía Twitter un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) donde defendía su decisión sobre la cuotificación de exportación. Él indicó que «los precio de la carne bajaron desde que restringimos las exportaciones», y CFK lo respaldó con un tuit en la baja de precios en los mostradores no lo decía ella, sino «un carnicero«.

Lee también: Cristina Kirchner también defendió el cepo a la carne y destacó «la baja de precios»

En ese sentido Cristina Kirchner ayer lo volvió a defender a Fernández en medio de su discurso: «La carne aumentaba porque los argentinos no podemos pagar en dólares».  Sin embargo, la vicepresidenta asintió que «se están perdiendo dólares» por el cierre a la exportación aunque inmediatamente refutó que «no van a poder comer carne porque la tenemos que exportar y no tienen la plata los argentinos para poder comprar«.