vaca conserva agricultura

El conflicto entre el Gobierno y el sector por la cuotificación del 50% para las exportaciones de carne vacuna debilitó, según la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra), el consumo interno de carne y las ventas al exterior.

En su último informe desde Ciccra registró que el promedio de consumo de carne vacuna por habitante cayó 4,9% en agosto comparado en el mismo lapso del 2020. En tanto, el promedio móvil de los últimos doce meses del consumo aparente se ubicó en 47,7 kilogramos por habitante por año, por lo que se vio una caída significativa del valor real registrado del año pasado.

El relevamiento indicó que los argentinos dejaron de consumir 2,44 kg respecto del mismo mes del año último. A su vez, comparado con el máximo de agosto de 2009 que tocó el 64,4 kg per capita, la contracción fue de 31,2%, es decir 21,7 kg menos.

Lee también: La Mesa de Enlace pone en pausa el paro, pero impulsa medidas de «concientización y empatía»

De acuerdo con la entidad, en el octavo mes la producción de carne vacuna fue de 262.600 toneladas de res con hueso. «Asumiendo que el volumen exportado se mantuvo en 50.000 toneladas de res con hueso, el mercado interno habría absorbido 212.600 toneladas de ese producto», indicaron.

En base a estos datos, el informe de Ciccra rescató que el consumo aparente per cápita habría sido equivalente a 55,7 kg por año y habría superado en 12,4% al promedio de un año atrás. «En los primeros ocho meses del año, la producción de carne vacuna totalizó 1,932 millones de toneladas de res con hueso (-6,3% anual o 129.900 toneladas de res con hueso)», explicaron.

Por otra parte, las exportaciones acumularon 519.500 toneladas equivalentes en agosto pasado. Eso significa que pese al cierre de exportaciones hubo una caída anual del 7,9%, representativas en 44.400 toneladas res con hueso con lo cual el mercado interno habría absorbido un total de 1,412 millones de toneladas res con hueso.

En ese sentido, Miguel Schiariti, presidente de Ciccra manifestó que los argentinos consumimos 117 kilos de proteína de animal, 17kg más que «otros países del primer mundo», mientras Argentina produce 165 kilogramos de proteína animal. «El cierre de producción implica destruir la producción de alimentos«, aseveró.

Los precios

El relevamiento de Ciccra remarcó que el precio al consumidor en agosto volvió a descender en las carnicerías y supermercados del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), pero «a un ritmo menor que en julio pasado».

En las carnicerías se registró una caída de 0,4% en la primera quincena del mes pasado y un descenso igual en la segunda quincena, que llegó a 0,8% promedio mensual, mientras que en julio había descendido 1% mensual. En los supermercados se observó una caída del precio promedio de 1% a principios de agosto, que fue seguida por una recuperación de 1% en la segunda quincena. Los precios en estos grandes centros de compras retrocedieron también 0,8%.

Lee también: Cepo a la carne: un frigorífico santafesino detiene su producción

Durante el mes pasado el precio promedio de los cortes vacunos para el consumidor del AMBA experimentó una caída de 0,9% con relación a julio. Cabe aclarar que la baja había sido de 1,2% el mes previo.

El informe detalló que sólo tres cortes sostuvieron sus valores en agosto: colita de cuadril (0,2%), tapa de nalga (0,1%) y tortuguita (0,0%). Entre los restantes cortes, las caídas más importantes correspondieron a picada común (-3,6%), vacío (-2,8%), asado de tira (-2,3%) y matambre (-2,0%), cuadrada (-1,8%), bife ancho y picada especial (-1,6%), falda (-1,3%), lomo (-1,2%) y tapa de asado (-1,0%).

Exportaciones de carne

Según señalaron desde Ciccra, en julio pasado producto de la limitación las exportaciones de carne vacuna se mantuvieron en 36.000 toneladas por segundo mes consecutivo.

Además, en los primeros siete meses del año, Argentina recibió US$ 1.452,2 millones por los envíos de carne vacuna al exterior. Además, el informe reflejó una caída interanual del 4,6% y esto se debió a «la combinación de un volumen exportado que crece cada vez más despacio y que caerá a medida que avance el año, debido a la restricción implementada».

En ese tiempo se exportó un total de 334.300 toneladas peso producto de carne vacuna (469.500 toneladas res con hueso equivalentes). En relación a igual período de 2020, el volumen exportado resultó apenas 1,7% superior. En cambio, medido en toneladas res con hueso equivalentes, ya registró una caída de 3,3% anual (16.200 toneladas res con hueso).

Lee también: El Senasa decomisó más de 5 toneladas de carne bovina en mal estado

En ese sentido se observó que el precio promedio por tonelada de res con hueso se ubicó en US$ 3.093, quedando 1,3% por debajo del promedio de enero-julio de 2020. «Los ingresos por exportaciones registraron una recuperación entre junio y julio, al pasar de US$ 165,8 millones a US$ 194,3 millones. No obstante, en la comparación interanual experimentaron una contracción de 15,5%, que en términos reales es de US$ 35,5 millones por la retracción del volumen exportado», afirmó el estudio.

Accedé al informe completo aquí