Fue una semana bastante revolucionada para las fábricas automotrices en Argentina, no por lanzamientos o novedades, sino por el decreto que se publicó en el Boletín Oficial el pasado viernes. En él se dio a conocer un punto que involucra a este sector y a varios más. Desde el Gobierno Nacional pidieron que las distintas empresas de la industria produzcan al 100% de su capacidad. A su vez, amenazaron que quienes no lo hagan serán sancionadas. Claramente esto no cayó bien entre todas las que hoy están en el país.

Escuchá la columna de Ariel Berra en Agrolink Radio

La medida afectará a fabricantes de autos, pero también a empresas autopartistas y productores de todo tipo de vehículos, porque abarca a un amplio espectro de la producción industrial y las empresas de servicios. La resolución rige para las “compañías del sector industrial que facturen más de $3.955.200.000 por año”. Esa facturación representa una producción de alrededor de 6.000 vehículos al año, algo que todas las terminales que fabrican en el país hoy superan con holgura.

Lee también: Semana de buenas noticias, lanzamientos y postergaciones en la industria automotriz

El Gobierno informó que “el objetivo de la norma es prevenir, en el contexto de recrudecimiento de la pandemia por Covid-19, una reducción injustificada en la oferta de productos para el mercado interno”.

Los funcionarios están convencidos de que los fabricantes son responsables del desabastecimiento, además de responsabilizarlos desde hace meses por el aumento de la inflación. Por el cierre de las importaciones y las restricciones para el acceso al dólar, hoy la demanda de vehículos supera con creces a la oferta. A su vez, los autos importados ingresan con cuentagotas y ya hay marcas cancelando lanzamientos que habían programados. Además, los pocos autos de producción nacional tienen meses de lista de espera para la entrega de unidades a los clientes.

La industria automotriz argentina hoy produce utilizando en promedio entre el 40% y el 70% de su capacidad instalada. Varía mucho de una terminal a otra. La única excepción es Toyota, que produce al 100% en Zárate, pero que justo por estos días se encuentra recortando turnos de trabajo, debido a una gran cantidad de contagios por Coronavirus.

“Si hoy no producimos más no es porque no queramos hacerlo. Es porque no contamos con los dólares o los permisos de importación de las piezas necesarias para aumentar esa producción”, aseguraron desde el sector automotriz. Entre el 50% y el 80% de las piezas que usan los autos fabricados en Argentina son importadas.

Otro directivo del sector se preguntó: “Si producimos más, pero no tenemos cómo completar o cómo colocar en el mercado esa producción,  ¿quién pagará el costo extra de stock parado y de mano de obra extra que debemos contratar para cubrir la capacidad máxima instalada que ordenó el Gobierno?”.

En ese contexto, algunas terminales preparan anuncios de aumentos de producción para sus fábricas en los próximos días, pero está claro que esto no gustó en el sector automotriz.