larva de mosca

Trasformar una larva de mosca y basura en proteína, biofertilizantes y aceite ya es una posibilidad en Córdoba de la mano de Procens, un emprendimiento biotecnológico que surgió dos años atrás con dos jóvenes que llegaron al país desde Bélgica y Francia: François Nolet y Julien Laurençon.

La idea comenzó a tomar forma en el sótano de un restaurant en Colonia Caroya, cuando empezaron a cultivar hongos comestibles y gírgolas. Agrolink Radio dialogó con François Nolet, cofundador de Procens sobre el proyecto que llevan adelante. En paralelo al cultivo de estos hongos, Nolet comentó que empezaron con la primera experimentación de los insectos y descubrieron su potencial y en Argentina «no había nadie haciendo algo así».

Lee también: PreCumbre de Sistemas Alimentarios: «Queremos que la voz de los productores se escuche, sin ellos no hay alimentos»

Escuchá la nota completa:

«En Procens criamos la larva de mosca ‘Soldado Negra’, una especie de América Latina que tiene una capacidad enorme de degradar desperdicios alimenticios de manera eficiente y convertirlos en nuevos recursos: proteína y abono», explicó.

larva de mosca
François Nolet y Julien Laurençon, fundadores de Procens.

Todo ese proceso de inoculación de larvas de moscas junto a desperdicios alimenticios tarda tan solo 10 días. «De cada tonelada de desperdicios alimenticios que recuperamos en días lo transformamos en 250 kilos de larvas y 400kg de abono», manifestó el emprendedor.  Además de ese proceso, lo innovador es que surge de la larva un tipo de harina proteica para alimentar a los animales y «lo que resta se utiliza como abono orgánico».

«La harina de insectos que nosotros proponemos tiene hasta 60% de proteína y propiedades hipoalergénicas y ventajas de salud hacia los animales cómo la prevención de la artrosis en los perros», ejemplificó François.

Lee también: En el 2020 creció la producción de alimentos orgánicos

Además comentó que están trabajando con algunas empresas para poder recuperar «los desperdicios de la cascara de papa» y cuentan con el mercado de productores alimenticios para los animales. «Necesitan un alimento de alta calidad para los perros y la harina de insectos tiene ventajas en cuanto a propiedades saludables que no tienen otras harinas, como la de soja y pescado, en fuentes de proteína», comentó.

De proyecto a una industria real

A tan solo dos años de iniciar el proyecto, Procens ganó el concurso de Ideas Emprendedoras 2021, un programa de la provincia de Córdoba.

Lee también: Santa Fe avanza en una nueva ley de agroquímicos: ¿cuál es la propuesta?

«Ahora, para el desarrollo industrial tenemos que trabajar con el marco regulatorio junto al SENASA. Todo lleva mucho tiempo e investigación desde la parte biológica, de ingeniería y dentro del mercado. Como es una harina que no existe en las góndolas, tenemos que trabajar con los clientes en comprobarlo», contó François

«Hoy tenemos una producción experimental reciclando 100 kilos de desperdicios por día y el año próximo queremos montar una planta piloto frente a cinco toneladas de desperdicios por día», concluyó.