Cerró sorpresivamente una fábrica clave en la provisión de equipos para tambos

Se trata de la firma De Laval, de larga trayectoria y prestigio, que tenía una planta con más de 40 empleados en El Trébol, Santa Fe.

Sin previo aviso o indicios de estar en crisis, la empresa sueca De Laval cerró este martes su fábrica de equipos de ordeño para tambos ubicada en El Trebol y dejó así, de la noche a la mañana, sin empleo a 42 trabajadores, según se supo por medios periodísticos provinciales.

De acuerdo a lo publicado por el portal Rosario 3, "cuando los ahora ex empleados de la firma se presentaron a trabajar esta mañana, se encontraron con ejecutivos llegados desde Buenos Aires y del exterior -ya que estaba uno de los vicepresidentes de la firma sueca- que los estaban esperando con un power point proyectado sobre una pared instándolos a armar una fila, recibir la carpeta que se les entregaba y a firmar su desvinculación de la empresa, mientras se les agradecía el trabajo prestado".

Si bien la firma abonó en el momento todo el dinero correspondiente a la indemnización, la situación generó mucha conmoción entre el personal, con años de experiencia y antigüedad de trabajo, que ahora se queda sin trabajo. No se explicaron las razones del cierre, pero se transmitió que era decisión de la multinacional de dejar de producir en el país.

En 2006, DeLaval se fusionó con J.B. Bosio, por entonces líder en el mercado nacional de equipos de ordeñe, generando un fuerte crecimiento de los negocios, llegando a tener 70% del parque instalado en el país. Sus oficinas comerciales están en Buenos Aires. Si bien el sector tambero está en crisis, desde la planta del oeste santafesino exportaban a distintos países de América del Sur.

Sin precisar las razones del cierre, esta mañana se especulaba entre el consternado y angustiado personal que la posibilidad de que se puedan en el futuro inmediato importar a precios más barato los equipos de De Laval podría haber influenciado al cierre, sobre todo luego de que la firma sueca se viniera mostrando contrariada por todas las trabas para importar insumos que demanda la elaboración de equipos en Argentina. 

También sería decisivo un cambio de rumbo en la estrategia global de la compañía, en la que harán mayor hincapié en la fabricación de robots, sensores, software e insumos en detrimento de los equipos convencionales o tradicionales. De hecho, DeLaval provee tambos robotizados a establecimientos de la región que están operando ese tipo de tecnologías. Incluso el INTA tiene en su Experimental Rafaela un tambo robotizado.

La idea de los suecos es enfocarse en la robotización y automatización de sus equipos de ordeño para volcar todo su peso en estas tecnologías, y las que se podrían considerar más anticuadas, serán reemplazadas por proveedores externos. Más allá del cierre de la planta, la red comercial no varía.

Te puede interesar: Sancor cierra su fábrica de quesos en Santa Fe y responsabiliza al gremio